Inversión y riesgo asumible.

Hablaremos en este artículo de la inversión realizada esperando obtener un beneficio en forma de interés del dinero o del aumento de cotización de determinados valores o productos, es decir, de la inversión en la que esperamos que nuestro dinero genere dinero, no de los gastos que conlleva, por ejemplo, poner en marcha una empresa, que sería otro tipo de inversión.

Nos referimos, por tanto, a invertir nuestro dinero en bolsa de valores, en el mercado de materias primas, en el mercado inmobiliario o en el de divisas. En comprar cualquier cosa con la expectativa de que, pasado un tiempo, aumente su valor y la podamos vender obteniendo con ello un beneficio.

Pero no nos vamos a centrar en como ganar dinero con nuestras inversiones, sino que lo haremos en como no perderlo, o al menos no perder más del que nos podemos permitir. Por eso nos vamos a centrar en el riesgo que podemos asumir.

Toda inversión conlleva un riesgo, el de perder una parte o, en el peor de los casos, el total del dinero invertido. Hemos oido en más de una ocasion a personas quejarse de que: “habia puesto todos mis ahorros en… (llamemoslo x) y ha quebrado – o ha resultado ser una estafa – ahora quien me devuelve mi dinero”, pues mire usted, seguramente nadie, de la misma forma que usted no hubiese compartido sus beneficios si las expectativas con las que invirtió se hubiesen cumplido. Y aquí el refranero español tambien es contundente: No pongas todos los huevos en la misma cesta.

Ahora bien, ¿cual es realmente el riesgo que puedo asumir? Veamos, la situación económica de cada persona viene marcada por tres claves:
– Cuanto dinero gana.
– Cuanto dinero del ganado ahorra.
– Como invierte lo que ahorra.
Para conocer la cantidad de dinero que uno puede arriesgar, yo añadiría una pregunta entre la segunda y la tercera: ¿De que cantidad del dinero ahorrado puedo prescindir?, o lo que es lo mismo, sin exponerme a no poder cubrir mis necesidades básica y las de mi familia, del dinero que tengo ahorrado, y solo del que tengo ahorrado, ¿cuanto podría perder?
Una vez contestada esa pregunta, ya sabemos cual es nuestra capacidad de inversión, y no deberíamos superarla, el resto de nuestros ahorros tienen que seguir siendo eso, ahorro.

Esa cantidad, la que nos podemos permitir el lujo de perder, seguramente es suficiente para obtener beneficios, sabiendo donde y cuando invertirlo y, sobre todo, cuando recuperarlo. Pero esto ya será tema para otros artículos, o incluso, si quieres profundizar, para otras webs y blogs que procuraré ir recomendando.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies