Antes de empezar, prepara tu negocio para el éxito.

Una causa frecuente del fracaso de nuevas empresas es que el emprendedor olvida un primer paso tan sencillo como imprescindible: hablar con sus clientes potenciales antes de iniciar el negocio.

Algo tan aparentemente obvio como averiguar si el producto o servicio que se va a ofrecer resulta atractivo para las personas a las que va a ir dirigido, y, si es así, que precio están dispuestos a pagar, puede hacer que se refuerce la idea de lanzar el negocio en la forma en que inicialmente se había ideado o, por el contrario, que se plantee la posibilidad de cambios en la idea inicial, o incluso llegar a la conclusión de que el momento, el lugar, el producto o el servicio no es el adecuado para emprender la aventura.

No plantear las preguntas al público objetivo, o no obtener respuestas del mismo, puede hacer que la nueva empresa encuentre verdaderas dificultades para su desarrollo una vez puesta en marcha, con las inversiones que eso conlleva.

Siempre me ha gustado una historia (¿o es leyenda?), que puede servirnos de ejemplo para el tema, según la cual, cuando Telepizza, la mayor cadena de pizzerias de España y con más de mil restaurantes repartidos por países de Europa y América del Sur, abrió su primer restaurante en Madrid en el año 1.986, elaboró diferentes masas como base de sus pizzas y se las dio a probar, gratuitamente, a niños y jóvenes del barrio, y fue la masa que más gustó a estos la que, finalmente, se convirtió en la base del producto con el que la empresa inició su expansión y que en pocos años se adueñó del mercado español.

Tener un conocimiento aproximado de los gustos de los consumidores potenciales de tu producto o servicio te ayudará a acertar en la elección de elementos tan importantes como el nombre de tu empresa, los colores que mejor la definen en el logo, la calidad del producto basándote en los precios con los que puedes trabajar, las marcas más aceptadas, y un largo etcétera de respuestas que puedes obtener y que harán que inicies tu negocio con una considerable garantía de éxito.

En un próximo artículo hablaremos de cómo realizar un estudio de mercado, si no puedes asumir el coste de encargarlo a una empresa especializada, pero, por el momento expondremos dos cosas que no se deben hacer y una que si, según Ash Maurya, autor de “Running Lean: Iterate from plan A to a plan that Works” (Pasar del plan A a un plan que funcione)

NO Usar grupos de estudio: En un grupo una persona con carácter dominante puede hacer prevalecer su opinión sobre el resto, y que al final todo el grupo tenga una sola opinión.
NO hacer encuestas en la que se sugieren varias respuestas y hay que optar por una, es mejor dejar que cada persona diga lo que ella considere importante.
SI Fijarse en el lenguaje corporal. Muchas veces la primera reacción, los gestos, del entrevistado es tanto o más importante que la respuesta verbalizada.
Si has realizado algún estudio de mercado, deja tu comentario y dinos si has extraído alguna conclusión interesante.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR