Disfruta tus vacaciones

10 Reglas para disfrutar de tus vacaciones

Estamos casi en agosto y es un buen momento para hablar de una de las partes más importantes de cualquier trabajo: las vacaciones. Así que he recopilado algunos consejos que circulan por la red y los he resumido en estas 10 reglas para disfrutar de tus vacaciones :

1.- Tener vacaciones

 Evidentemente, no se puede disfrutar de lo que no se tiene. Y como este es un blog dirigido a emprendedores, seguro que muchos de los que lo leen dirán aquello de “yo no me puedo permitir unas vacaciones”, pues bien, las vacaciones son parte de tu negocio, tu, como cualquier trabajador, las necesitas y, por tanto, tu negocio también – o al menos necesita que no le prestes atención durante un tiempo -. Puede que no sean en agosto, pues que sean en septiembre o en octubre, da igual. Puede que sea imposible permitirse un mes de vacaciones, entonces confórmate con 15 días o, en el peor de los casos, una semana, pero, obligatoriamente, debes tener vacaciones. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán y, en consecuencia, tu negocio lo agradecerá.

2.- Olvídate del ordenador y la tablet.

 Ya tienes vacaciones… Pues deja el trabajo en otro lugar, ya se que muchos de nosotros tenemos la impresión de que el ordenador (o la tablet) nos mantienen conectados al mundo, pero en realidad es al revés: nos desconectan de parte del mundo. Utiliza el autorresponder de tu cuenta de e-mail y contesta todos los correos que recibas con un “estoy de vacaciones, vuelvo el día x, contestaré tu correo en cuanto regrese”, haz lo mismo con (todas) tus redes sociales y, si necesitas saber de ese amigo de Facebook, queda con el para tomar un café o una cerveza. Si quieres ver una película ve al cine o pon un DVD, si quieres escuchar música pon tu mp3 o rescata algún viejo CD en tu equipo de música. Redescubre durante tus días de descanso la vida sin ordenador.

 3.- No vayas con tu teléfono móvil a todas partes.

 No hace tanto tiempo que no existían los teléfonos móviles, y podíamos salir a la calle sin creer que, al dejar el teléfono en casa, estábamos totalmente ilocalizables para el resto del mundo. Prueba a salir de casa o del hotel sin tu móvil, seguro que no hay nada tan urgente que no pueda esperar a que regreses y devuelvas la llamada.

 4.- Di adiós a los horarios.

 “Mañana nos despertaremos a las 09:00 para ir a ver el aquel monumento, así nos dará tiempo a visitar este museo por la mañana y, después de comer vamos a la playa y volvemos a tiempo para ver por la tele el “importantísimo” partido amistoso entre el Real Yoquesé C.F. y el Racing Queseyó (o en su defecto el no menos importante capítulo de CSI Conchinchina). Así que hoy a la cama prontito para estar descansados a primera hora.”

 ¿Te suena? Eso no es un plan de un día de vacaciones, es una jornada laboral perfectamente estructurada, aunque el trabajo no sea el habitual.

 En vacaciones la hora para ir a dormir debe ser cuando tengas sueño y la de despertarse cuando te apetezca – despertador tendría que ser una palabra prohibida – y si durante el día no te da tiempo a hacer dos cosas, haces una.

 5.- Solo familia y amigos.

 No atiendas durante unos días a clientes, proveedores ni colaboradores de tu trabajo. Ellos solo te quieren hablar de eso, de tu trabajo, y tu tienes cosas mucho más importantes de las que hablar y personas mucho más importantes con las que hablar, especialmente ahora que no estás trabajando.

El tiempo que estés acompañado que sea en compañía de tu pareja, de tus hijos, de tus padres, de tus hermanos, de tus amigos….

 6.- No es tiempo de dietas ni sacrificios.

Salvo que sea por prescripción médica, deja de contar calorías y de preguntarte si esa comida tendrá muchas o pocas grasas, solo disfrútala. No hagas deporte porque es bueno para la salud, si lo haces que sea porque te apetece y mejor si es un deporte distinto al que practicas habitualmente.

 7.- Dedica alguna hora diaria al “dolce far niente”

Sí, a eso, a no hacer nada. A mirar las estrellas o las nubes, a dormir la siesta bajo un árbol o frente al ventilador. Desconecta unos minutos al día, activa tu “modo OFF”.

 8.- Prueba a vivir despacio.

Se acabaron las prisas, intenta ir de un sitio a otro dando un paseo, toma sorbo a sorbo ese café de después de comer que siempre te bebes de un trago porque llegas tarde, alarga la sobremesa hasta la hora de la merienda, lee de un tirón esa novelita corta para la que no encontrabas tiempo, dedícale más de cinco minutos a la ducha…

9.- Haz algo nuevo

Haz algo que no hayas hecho nunca: prueba una comida nueva, duerme una noche en la playa o en la montaña, navega en un barco de vela, baja un río en canoa, practica submarinismo, salta en parapente… o cualquier cosa que se te ocurra que todavía no hayas hecho, seguro que ese será un gran recuerdo de tus vacaciones.

 10.- Olvídate de las reglas.

Incluso de estas, si no te gustan. Las vacaciones son para romper la rutina y las normas que te impones el resto del año, para improvisar en vez de planear, para vivir durante unos días de una forma distinta. En definitiva, para Disfrutar.

 

—> Si este artículo te resulta interesante comparte con tus redes <—
—> Si quieres añadir, corregir o debatir algo… Utiliza los comentarios <—

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR